Círculo Político
Sin categoría

El rugido de un avión de guerra de EU en un aeropuerto civil irlandés

E

ste no es un aeropuerto normal, me dijo Margaretta D’Arcy mientras oíamos el estruendo de un Hércules C-130T que se preparaba para despegar del aeropuerto irlandés de Shannon, después de las 3 de la tarde del 11 de septiembre de 2022. El avión de la Marina estadunidense (matrícula 16-4762) había volado desde Sigonella, estación aeronaval de EU en Italia. Antes, un C-40A de la misma Marina (16-6696) partió de Shannon hacia la base militar estadunidense de Stuttgart (Alemania), tras volar desde la Estación Aérea Naval Oceana, en Virginia. Shannon no es un aeropuerto normal, dijo D’Arcy, porque –a pesar de que es un aeropuerto meramente civil– permite que entren y salgan aviones militares estadunidenses, y la puerta 42 del aeropuerto funciona como su base de operaciones avanzada.

D’Arcy (88 años), legendaria actriz y documentalista irlandesa, es miembro habitual de Shannonwatch, grupo activista que –desde 2008– celebra vigilias mensuales cerca del aeropuerto. Los objetivos de Shannonwatch son frenar el uso militar estadunidense del aeropuerto de Shannon, detener los vuelos de entrega por el aeropuerto y obtener la rendición de cuentas de ambos por parte de las autoridades irlandesas competentes y los líderes políticos.

Según un informe de Shannonwatch titulado El aeropuerto de Shannon y la guerra del siglo XXI, el uso del lugar como base de operaciones avanzada de EU comenzó en 2002-03, y esta transformación fue y es profundamente ofensiva para la mayoría de los irlandeses.

El artículo 29 de la Constitución irlandesa de 1937 establece el marco de la neutralidad del país. Permitir que un ejército extranjero use suelo irlandés viola el artículo 2 de la Convención de La Haya de 1907, de la que Irlanda es signataria. No obstante, según John Lannon, de Shannonwatch, Dublín ha permitido, desde 2002, el paso de casi 3 millones de tropas estadunidenses por Shannon, e incluso ha asignado un oficial permanente al aeropuerto.

A D’Arcy le brillan los ojos cuando relata su paso por el Campamento de Mujeres por la Paz de Greenham Common, en Berkshire (Inglaterra), en el que participaron activistas de Gales, quienes acamparon para impedir el almacenamiento y el paso de misiles de crucero estadunidenses en esta base militar británica. Ese campamento comenzó en 1981 y duró hasta 2000. D’Arcy fue a la cárcel tres veces durante esta lucha (de al menos 20 veces que estuvo en prisión por su activismo antibélico). Fue bueno, me dijo, porque nos deshicimos de las armas y la tierra fue devuelta a la gente. Se necesitaron 19 años. Las mujeres luchamos constantemente hasta conseguir lo que queríamos. Cuando D’Arcy fue detenida, las autoridades penitenciarias la desnudaron para registrarla. Se negó a volver a ponerse la ropa y realizó una huelga de hambre y una protesta desnuda. Con ello, obligó a las autoridades a poner fin a la práctica de los cacheos al desnudo. Si actúas con dignidad, los obligas a tratarte con dignidad, me dijo.

Parte de este acto de dignidad incluye resistirse a permitir que el aeropuerto de su país sea usado como instrumento de las guerras de EU en Afganistán e Irak. Desde 2002, varios valientes han entrado en el aeropuerto y han intentado intervenir aviones estadunidenses. El 5 de septiembre de 2002, Eoin Dubsky pintó No way (de ninguna manera) en un avión estadunidense (por lo que fue multado); luego, el 29 de enero de 2003, Mary Kelly sacó un hacha a la pista y golpeó un avión, causando 1.5 millones de dólares en daños (también fue multada). El 3 de febrero de 2003, los Pitstop Ploughshares (cinco activistas que pertenecían al Movimiento de Trabajadores Católicos) atacaron un avión C-40 de EU –el mismo que Mary Kelly había dañado anteriormente– (una historia relatada vívidamente por Harry Browne en Hammered by the Irish, 2008). También pintaron Pitstop of Death (la parada de la muerte) en un hangar.

Aunque Dublín ha declarado que se opone a esta práctica, la policía irlandesa no ha subido a estos vuelos para inspeccionarlos. Como signataria del Convenio Europeo de Derechos Humanos y de la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, Irlanda tiene el deber de impedir la colaboración con las entregas extraordinarias, una postura adoptada por el Consejo Irlandés para las Libertades Civiles. En 2014, los parlamentarios irlandeses Mick Wallace y Clare Daly fueron detenidos en Shannon por intentar registrar dos aviones estadunidenses que, según ellos, transportaban tropas y armamento. No confiaban en las falsas garantías de Dublín. ¿Cómo lo saben? ¿Registraron los aviones? Por supuesto que no, declararon.

En 2006, Conor Cregan conducía su bicicleta cerca de Shannon. La inspectora de policía del aeropuerto, Lillian O’Shea, que le reconoció por las protestas, se enfrentó a él, pero Cregan se marchó. Finalmente fue detenido. En el juicio de Cregan, O’Shea admitió que la policía había recibido órdenes de detener y acosar a los activistas en el aeropuerto. Zoe Lawlor, de Shannonwatch, me contó esta historia y luego dijo: estos acosos refuerzan la importancia de nuestra protesta.

En 2003 y 2015, el Sinn Fein –el mayor partido de la oposición en la Asamblea de Irlanda del Norte– presentó un proyecto de ley de neutralidad para consagrar el concepto de neutralidad en la Constitución irlandesa. El gobierno, dijo Sean Crowe, del Sinn Féin, ha vendido la neutralidad irlandesa pieza a pieza en contra de los deseos del pueblo. Si el pueblo irlandés asume la idea de la neutralidad, será gracias a los sacrificios de personas como Margaretta DArcy, Niall Farrell y Mary Kelly.

*Globetrotter

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Retratan la mirada de dos músicos wixaritari y el hombre del piano

Circulo Político

Es poco probable que un asteroide de gran tamaño impacte la Tierra: UNAM

Circulo Político

Julio Boltvinik: Economía moral

Circulo Político
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más