Círculo Político
Sin categoría

Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de querer volar la presa Kajovka

Foto

▲ En la imagen, tropas rusas vigilan la entrada de la estación hidroeléctrica Kajovka, a la ribera del río Dniéper en la región de Jersón, en el sur de Ucrania.Foto Ap

Juan Pablo Duch

Corresponsal

Periódico La Jornada
Domingo 23 de octubre de 2022, p. 21

Moscú. Como parte de los artilugios para desacreditar al enemigo en esta y en cualquier guerra, Rusia y Ucrania se acusan sobre un mismo hecho, o de crímenes abominables, pero el responsable siempre es el otro, pero acaso es la primera vez que, de unos días para acá, se acusan de tener la intención de hacer algo monstruoso que, si se llevara a cabo, causaría igual daño a ambos y quizás más al que lo hiciera.

En efecto, la posibilidad de volar por los aires la presa de la hidroeléctrica de Kajovka, que parte en dos la región de Jersón al cruzarla el río Dniéper, para provocar un tsunami con olas de cinco metros de altura hasta vaciar su embalse, es tan nefasta para Rusia como para Ucrania, y aventurar cuál podría sufrir más con esta catástrofe provocada equivale a un ejercicio tan certero como jugar a la ruleta rusa.

El intercambio de acusaciones empezó con la ofensiva del ejército ucranio en la región de Jersón, cuando el avance de éste y las dificultades logísticas de las tropas rusas obligaron a Moscú a ordenar la evacuación de la población civil de la ciudad homónima de Jersón, su capital, con la intención de convertirla en una especie de fortaleza con cerca de 12 mil militares dentro.

El general Serguei Surovikin, recién nombrado comandante en jefe de la operación militar especial en Ucrania, declaró: tenemos conocimiento de que el enemigo se dispone a destruir con misiles Himars, de fabricación estadunidense, la presa de la hidroeléctrica de Kajovka para causar una catástrofe medioambiental y culpar a Rusia.

Quienes desde las pantallas de la televisión pública justifican aquí la invasión del vecino país de inmediato intentaron interpretar lo que quiso decir el general y concluyeron: Ucrania se dispone a cometer un nuevo ataque terrorista para destruir el sistema de canales que suministra 90 por ciento del agua del Dniéper que necesita Crimea, causando inundaciones en su margen derecha, lo que obliga a evacuar a la población al otro lado del río.

“Si cae la presa –explicó el hidrógrafo Serguei Stanichny al diario Moskovsky Komsomoliets– va a disminuir el nivel del embalse, afectando a toda la red de canales de su entorno, incluido el Canal del Norte de Crimea, creando un gran problema para la península que hace poco empezó a recibir el agua del Dniéper, indispensable para el agro.”

El presidente ucranio, Volodymir Zelensky, no tardó en responder que, según la información en su poder, Rusia minó la presa de la hidroeléctrica de Kajovka y quiere provocar inundaciones con millones de metros cúbicos de agua en la margen derecha del Dniéper.

Según él, de ese modo pretende dificultar que el ejército ucranio avance en la región de Jersón, al precio de arrasar decenas de poblados, cerca de 80, incluida la capital.

Otros hidrólogos, como Vladimir Molchanov, calculan que el mayor daño del desbordamiento del embalse sucedería del lado de la margen izquierda del Dniéper, donde se concentran los rusos.

De ser cierta esta hipótesis, Molchanov no duda que convendría a Ucrania destruir la presa de Kajov-ka, pero afirma que hay un problema: es imposible hacerlo con los misiles que tiene, únicamente podría hacerlo quien tenga el control de la hidroeléctrica, ahora Rusia, con toneladas de explosivos en sus pilares.

Coincide con él Mijail Yatsiuk, director del Instituto de Problemas del Agua y de la Irrigación, de la Academia de Ciencias de Ucrania, que piensa que Rusia podría echar abajo la presa para crear una barrera natural de agua que impida al ejército ucranio seguir avanzando en Jersón. Sin embargo, reflexionan otros expertos, no tendría sentido que, para hacer menos vergonzoso el abandono de la ciudad de Jersón, Rusia corra el riesgo de destruir el sistema de suministro de agua a Crimea culpando de ello a Ucrania, ya que hasta el presidente ruso, Vladimir Putin, declaró hace poco que una de las razones para invadir Ucrania fue asegurar que Crimea tenga el agua que necesita.

Cerraron el grifo y entramos para abrirlo. A una acción (ucrania) hubo una reacción (rusa), explicó Putin a los reporteros rusos en Astaná, Kazajistán. Conclusión: Rusia y Ucrania aseguran estar convencidos de que el otro tiene la intención de destruir la presa de Kajovka, pero a ninguno le conviene en realidad.

Tampoco hay que excluir que –como la guerra tiene su propia lógica inexplicable– suceda el desastre y, en ese caso, habrá que ver si lo que pudiera ganar quien lo provoque compensa lo que, a querer o no, va a perder, y no es poco.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

En Mixquic, la tradición del Día de Muertos va ligada con la fe

Circulo Político

Amanecer en el círculo polar

Circulo Político

Recibe Francia a migrantes salvados por el Ocean Viking

Circulo Político
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más