Círculo Político
Sin categoría

Labriegos de Guerrero, explotados y en la invisibilidad: Tlachinollan

Foto

▲ Jornaleros y sus familias parten del municipio de Tlapa de Comonfort, Guerrero, rumbo los campos agrícolas del norte del país, donde laboran en condiciones adversas.Foto cortesía del Centro Tlachinollan

Sergio Ocampo Arista

Corresponsal

Periódico La Jornada
Lunes 24 de octubre de 2022, p. 29

Chilpancingo, Gro., El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan inició la campaña La esperanza de familias jornaleras en los surcos de la explotación, una serie de historias de los indígenas jornaleros de la región de La Montaña, que describen el trajín de sus pasos cotidianos, sus sueños, sus añoranzas, pero también el dolor, la humillación, los maltratos y la discriminación.

Explicó que ante esta invisibilidad, lanzamos una serie de textos, videos y fotos que condensan los maltratos, la explotación y el hambre, pero sobre todo, sus sueños, esperanzas, anhelos, el trabajo y sus gritos desesperados por un salario justo.

En un comunicado, el organismo no gubernamental presidido por Abel Barrera Hernández señaló: “La Montaña de Guerrero ha estado en el abandono, sin que las autoridades brinden alternativas para el florecimiento humano.

Las familias indígenas cargan con una historia de olvido, desprecio de las autoridades, explotación y saqueo en sus comunidades que continúa golpeándolas, expuso.

Han tratado de sobrevivir con la siembra de maíz y frijol, pero no es suficiente porque algunas ni siquiera tienen tierras y tampoco hay oportunidades de trabajo, por lo que padecen pobreza secular, apuntó.

Tlachinollan refirió: “Han tenido que salir adelante con el trabajo que realizan en los campos agrícolas. En Guerrero la población jornalera es de 40 mil personas. En la Montaña, año con año, entre septiembre y enero, migran poco más de 15 mil jornaleros a 21 estados. No obstante, consideramos que la cifra es más elevada.

Los municipios con mayor número de familias que trabajan en el campo son Tlapa, Cochoapa el Grande, Metlatónoc, Alcozauca, Atlixtac, Xalpatláhuac, Atlamajalcingo del Monte, Copanatoyac, Tlalixtaquilla y Acatepec.

Planteó que los relatos son para visibilizar los problemas y cotidianidad de este sector de la población. Se remontan a principios de 1970, cuando en La Montaña no había carreteras, centros de salud ni escuelas. Las comunidades estaban desoladas y los pobladores tenían que caminar largas horas para atenderse en el único hospital del IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) que se encontraba en Tlapa.

En la campaña se narra que la baja producción de maíz y frijol generó una ola de migraciones, primero al municipio de Huamuxtitlán, para la siembra y cosecha del arroz, y después para el corte de tomate y zacate en Morelos. A mediados de la década de 1970 trabajaron en la recolección de algodón en los campos de Sonora.

En 1980, núcleos familiares de Alcozauca, Tlapa y Xalpatláhuac, llegaron a Jalisco para el corte de jitomate. La migración se extendió en la década de 1990, pues los indígenas se fueron a los cañaverales de Morelos y Veracruz. Las niñas indígenas también se vuelven jornaleras porque en sus comunidades son obligadas a casarse.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

El senador demócrata por Arizona, Mark Kelly, logra su relección

Circulo Político

Normalistas de Tlaxcala denuncian hostigamiento del gobierno estatal

Circulo Político

Desatinada invitación a Lula a Oaxaca

Circulo Político
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más