Círculo Político
Sin categoría

La primera evidencia del uso del fuego para cocinar es de hace 780 mil años

Foto

▲ Arqueólogos se refirieron en particular a huesos de pescado, como una muestra del alimento cocinado más antiguo conocido por el hombre.Foto Universidad de Tel Aviv / Afp

Afp

 

Periódico La Jornada
Martes 15 de noviembre de 2022, p. 2

París. A los ancestros del hombre moderno, hace 780 mil años, les gustaba el pescado bien cocido, revelaron investigadores israelíes en un estudio publicado ayer, que, según ellos, corresponde a la primera evidencia del uso de fuego para cocinar.

Era como estar frente a un rompecabezas, con cada vez más información hasta poder contar una historia sobre la evolución humana, explicó Irit Zohar, principal autora del estudio publicado en la revista Nature Ecology and Evolution.

Aún se sabe muy poco acerca de las costumbres alimenticias de los primeros humanos. La investigación recuerda que las primeras pruebas definitivas del uso de la cocción se hallaron hace 170 mil años con los neandertales y los Homo sapiens.

La investigación culmina 16 años de trabajo realizados por Irit Zohar, arqueóloga del museo de historia natural Steinhardt de la Universidad de Tel Aviv, en Israel.

La científica catalogó miles de restos de pescado encontrados en el yacimiento de Gesher Benot Ya’aqov, en el norte de Israel.

El lugar, cerca de la orilla del río Jordán, albergaba anteriormente un lago. Los especialistas hallaron fósiles de peces, que les ayudaron a investigar el origen de la cocina como la conocemos hoy.

La primera pista vino de una zona que no contenía casi ninguna espina de pescado, pero sí muchos dientes, explicó Zohar.

Esto podría apuntar a la cocción, ya que las espinas de pescado se ablandan y desintegran a temperaturas inferiores a 500 grados Celsius, pero los dientes permanecen.

En esa misma zona, uno de sus colegas encontró trozos de carbón, lo que indica que se usó fuego en el lugar.

Pero el hecho de controlar el fuego para calentarse no significa que lo hicieran para cocinar, podrían haber comido el pescado junto al fuego, recordó Zohar.

Las espinas de pescado podrían haber desaparecido perfectamente en un incendio, señaló Anaïs Marrast, arqueozoóloga del Museo Nacional de Historia Natural de París. Todo lo relacionado con la exposición al fuego es si se trataba de deshacerse de los residuos o del deseo de cocinar, agregó.

Otro indicio es que la mayoría de los dientes pertenecían a sólo dos especies de carpa especialmente grandes, lo que sugiere que habían sido seleccionadas por su carne suculenta, según el estudio. Algunas de las carpas medían más de dos metros.

La clave decisiva fue justamente el estudio de estos dientes y en particular de su esmalte. Los investigadores usaron una técnica llamada análisis de difracción de rayos X para determinar si el calentamiento había cambiado la estructura de los cristales que componen el esmalte.

Estos cristales se alargan cuando se calientan, detalló Zohar.

Al comparar los resultados con los de otros fósiles de peces, descubrieron que los dientes de esa zona del lago habían sido sometidos a una temperatura de entre 200 y 500 grados, la cual es perfecta para cocinar un pescado.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Freire tras abucheos en CU

Circulo Político

Cineasta chicano teme perder la esperanza si se elimina el programa migratorio DACA

Circulo Político

Guía antropólogo el viaje de Philip Glass hacia los poderíos de la naturaleza

Circulo Político
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más