Círculo Político
Sin categoría

Aborda el Colnal todas las áreas de pensamiento de Luis Villoro

Foto

▲ Algunos de los participantes en el homenaje a Luis Villoro por los cien años de su natalicio.Foto José Antonio López

Merry Macmasters

 

Periódico La Jornada
Sábado 5 de noviembre de 2022, p. 3

Para conmemorar el centenario natal del filósofo Luis Villoro Toranzo (1922-2014), El Colegio Nacional (Colnal), del que fue integrante, organizó dos días de mesas de reflexión con el propósito de abrir la discusión a temas que tuvieran que ver con asuntos de interés general en las ciencias sociales y el pensamiento contemporáneo.

Tratamos de abrir el abanico de sus intereses porque Luis Villoro fue una persona que interpeló a distintos sectores sociales con preocupaciones diferentes, y de alguna manera tuvo una aproximación interdisciplinaria a distintas tareas del pensamiento, expresó su hijo, el escritor Juan Villoro Ruiz, también integrante del Colnal y coordinador del ciclo con el historiador Javier Garciadiego.

En la primera mesa del jueves 3, día del aniversario del homenajeado, Miguel Limón Rojas, cuyo tema fue La educación, habló de cómo acompañó a Villoro Toranzo en la creación de la Universidad Autónoma Metropolitana. Para el secretario de Educación Pública durante el sexenio de Ernesto Zedillo, don Luis fue –en el sentido de Albert Camus– un hombre rebelde en toda la extensión de la palabra. Con eso nos referimos a esta cualidad virtuosa que mantiene a la persona erigida y leal a los valores que determinan su existencia.

Para el tema La reforma política, Diego Valadés abordó la participación, en 1977, de Villoro Toranzo en una serie de reflexiones públicas que culminaron con un planteamiento para reformar el sistema electoral y de representación en México. Las tesis planteadas por don Luis tuvieron impacto en su momento y siguen vigentes en el nuestro, señaló Valadés. Además, sus tesis fueron citadas con mucha frecuencia por otros participantes, sobre todo las que procedían del ambiente académico que consideraban que los representaban.

José Ramón Cossío, cuyo tema fue El Estado, el derecho y la autonomía indígena, conoció al homenajeado con motivo de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar: “Don Luis preguntaba cómo íbamos a darles forma jurídica. Me decía: ‘usted nos tiene que dar soluciones’. Le contestaba: ‘más bien ustedes las tienen que dar desde la ética y la filosofía política’”. Según el ex ministro de la Suprema Corte de Justicia, su introducción al mundo indígena de la mano de don Luis le significó entender que hay otros pluralismos, otras formas constitutivas. Me ayudó a romper esta idea de una centralidad de Estado como si fuera la única posibilidad.

En la segunda mesa del día, Guillermo Hurtado aseguró: Cuando pensamos en la relación de Luis Villoro con la política, lo primero que nos viene a la mente es su vínculo estrecho con el zapatismo; sin embargo, participó de manera destacada en la política nacional desde mucho antes. Hurtado prepara una antología de artículos escritos por el académico relacionados con la política.

Identidad y concepto de nación fue el tema de Roger Bartra, quien participó a distancia. Trajo a colación el libro Los grandes momentos del indigenismo en México, de Villoro Toranzo, publicado en 1950, en el que no se dedica a definir lo mexicano, sino principalmente a desplegar su pasión por salvarse de su desgarramiento interno, el del mestizo para recuperarse a sí mismo en un acto de amor por lo indígena y el pasado prehispánico.

A juicio de Bartra, la parte esencial del pensamiento se plasma en el capítulo final titulado Lo indígena como principio oculto de mi yo que recupero en la pasión, en el que ofrece una pequeña joya del pensamiento filosófico en México y nos revela las intimidades de su personalidad. De acuerdo con Bastra, las ideas encontradas en este capítulo brotarán de nuevo muchos años después.

En 1994, el lanzamiento zapatista avivó la llama de la pasión por el ser indígena que había encendido Luis de joven y no se había extinguido. Aunque se ha hablado de que Villoro Toranzo vivió una conversión al adoptar los principios del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, más bien descubrió en los indígenas levantados en armas en Chiapas un impulso que renovó su pasión. La pasión que lo llevó a militar en el ejército neozapatista es la misma que lo animó 50 años antes.

El teólogo Carlos Mendoza abordó el tema Filosofía de la religión.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Tramo 5 del Tren Maya no daña osamenta ubicada en cueva sumergida, dice el INAH

Circulo Político

Accidente en mina de Sonora deja un muerto y un herido

Circulo Político

La Jornada: Negocios y empresas

Circulo Político
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más